Siempre pensando en nuestra triste y mínima existencia